Textos alfanuméricos

El parecido que guardan algunos números y signos ortográficos con determinadas letras, nos permite un elemental grado de encriptación del texto.

Para ello basta sustituir las letras por los signos que se les asemejan.

Así, por ejemplo:

(454 – casa
3030 – bobo
m310n – melón
v4m05 41 (4m?0 – vamos al campo

Y tan solo teniendo en cuenta los siguientes cambios:

A cambiada por 4 (o también por @)
B cambiada por 3
C cambiada por (
D cambiada por )
E cambiada por 3 (como la B)
i cambiada por ¡ (admiración)
j cambiada por ¡ (también)
L cambiada por 1 (uno)
O cambiada por 0 (cero)
P cambiada por ? (interrogación)
S cambiada por 5 (o también por $).

Es una sencilla encriptación, pero m014 mu(h0 35(r¡b¡r 4$¡.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *