Mentiras

Existen unas frases que, aunque se pronuncien con sinceridad, tienen un cierto aroma a excusa, a mentira.

Basta que se den las circunstancias, el entorno adecuado, para que la más pura de las verdades suene a mentira podrida.

Es suficiente imaginar a un estudiante que olvidó en casa —en el último día de plazo— el trabajo a presentar, jurándole y perjurándole al maestro que sí que lo hizo pero lo olvidó.

A continuación otros ejemplos:

Este año sí me pongo a estudiar.
No te va doler.
Un par más y nos vamos.
Estaba a punto de llamarte.
¿Yo?… ¿Con esa?… ¡NUNCA!
El profe me tiene manía.
¿Yo te debo?… ni me acordaba.
Es culpa del árbitro.
Te estuve llamando, pero daba ocupado.
Me voy al cine sola.
En cinco minutos estoy con Uds.
Le aseguro que pasé en ámbar.
Paga tú, que mañana te lo devuelvo.
Te lo juro por mi madre que te lo mandé.
No, no, yo te llamo.
Ayer estaba enfermo.
No pude ir porque me robaron.
Se me perdió tu teléfono.
Veo si tengo correo y me desconecto.
Sí, el coche es mío.
¡Qué casualidad!… estaba pensando en ti.
Sólo somos amigos.
Se cayó solo y se rompió.
Mañana empiezo.
¡Pero si yo esta vez estudié!
¡Me gustaste desde la primera vez que te vi!
Te llamo en 5 minutos ¿de acuerdo?
Ven más tarde porque ahora voy a salir.
Aún no he cobrado.
¡Qué bien te queda el vestido!
Sí, choqué… pero la culpa la tuvo el otro.
Borracho, borracho nunca estuve… solo un poco contentillo…
No, no tengo teléfono… pero dame el tuyo que yo te llamo.
Te juro que nunca lo pensé.
Por favor…. yo soy una persona decente.
Llego tarde porque estuve en la biblioteca.
Mis ojos están irritados porque estoy resfriado.
¡Oh…! No me di cuenta.
Mañana te traigo tus CDs.
Te debo tu regalo.
Dame tiempo…
Cuando me case nunca más voy a mirar a otra.
Estaba haciendo zapping y lo ví.
Te juro que no quise decir eso.
¡Claro que el cheque tiene fondos!
Te juro que no se lo voy a contar a nadie.
El lunes empiezo la dieta.
Sí, salí con él, pero no pasó nada.
Préstamelo y mañana te lo devuelvo.
Tienes los ojos más lindos que vi en mi vida.
Haré lo que tú digas.
Jamas te olvidaré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *