Persiana

¿Sabías por qué llamamos PERSIANA al utensilio enrollable que se coloca en puertas y ventanas?

El término persiana, proveniente posiblemente del francés persienne, femenino de persien ‘persa, de Persia’, se empezó a oír durante el siglo XVIII en plena fiebre de orientalismo que se vivía en Europa.

En Occidente se usaban cortinas, celosías y contraventanas para impedir el paso de la luz a las habitaciones. Hasta que se adoptó el uso de Persia (actual Irán), donde se colocaban telas en los marcos de puertas y ventanas con el fin de que pasase el aire pero no el sol. Telas que se enrollaban cuando el sol en el interior de la vivienda no era problema.

Dichas persianas, como se puede observar en muchos pueblos —sobre todo de Andalucía, aunque no únicamente— suelen ser de color verde, lo que proporciona un bonito contraste con las paredes blancas.

Y verde, porque es el color del Islam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés