Virguería

¿Sabías por qué decimos que es una VIRGUERÍA un trabajo preciosista y bien hecho?

Según el DRAE, una virguería es un adorno, un refinamiento añadido a una cosa o trabajo.

Aunque, en la práctica, el vocablo se suele utilizar para referirse al trabajo en sí, siempre que sea atractivo, especial o difícil de componer. Por ello señala como usos coloquiales los de una cosa excelente, extraordinaria o realizada con gran habilidad o perfección.

No existe una explicación ampliamente reconocida sobre el origen de expresiones como ser una virguería o ser un virguero, pero se apuntan posibles explicaciones aludiendo al virgo.

Las virgos o vírgenes de la Antigüedad, eran muchachas puras que no habían tenido trato carnal con hombres y que se destinaban a los templos como ayudantes de las sacerdotisas. Dependiendo del dios a honrar, sus labores eran domésticas, mágicas, intelectuales o sexuales.

El mito de la virginidad arranca de la interpretación que se hace de la Biblia, concretamente de los pasajes que describen a María, Madre de Jesús, al asimilar la pureza de espíritu a la virginidad física.

Desde entonces, la cultura occidental ha considerado el himen como un tabú sexual, como un símbolo de máxima importancia, y por ello, durante la Edad Media, en la que el peso de la religión fue considerable, un himen roto antes de tiempo era una gran desgracia.

Algunas alcahuetas de la época —Celestina, por ejemplo— eran capaces de recomponer virgos, ya fuera mediante argucias que simularan que el himen de la moza no había sido quebrado o mediante verdaderas operaciones quirúrgicas, auténticas virguerías.

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés