Tautogramas (3)

Más textos en los que todas las palabras empiezan con la misma letra.

Con la D

Deme dos duros de dalias don Darío -dijo Daniel descaradamente dicharachero.
Después de depositar delicadamente dos docenas de dalias donde Diana dormía, Daniel decidió dejarla.
Dos dedos delgados, deliciosos de Diana, descansaban detrás del drapeado dosel.
-Dick dice disparates -discurrió-.
Duerme, dulce Diana. Dentro de diez días descubrirás donde debí dirigirme.
Dolorido, desesperado, Daniel deambuló dejando Detroit.
Diana despertó. Desperezándose, dijo:
-¿Dalias? ­¡Doscientos dólares debió dejarme! ­¡Degenerado!
Destapó dos damajuanas dietéticas, deglutió diez damascos, deshojó doce dalias… Disparó… Detroit dormía.

Con la S

Sábado, siniestros sonidos surcaban sombríamente Salamanca.
Sintiéndose solitario, Sergio, sentado sobre su suntuoso sofá, suspiro, sopló, salpicó saliva.
Súbitamente se sobresaltó. Sordos silbidos sonaban. Susurro sigiloso:
-Soy Silvia.
-­Salve- silabeó Sergio.
Silvia saludó, se sacó su saco satinado, soltó sus sandalias, se sentó. Sergio sirvió sendos sakes, salchichones, saladitos, surubíes sin sal, selectas sardinas sancochadas. Silvia, sonrojada, sorbió su sake sin sonreír. Sólo sentenció:
-Soy solamente suya, Sergio. Suspenda sus sibaríticos servicios.
Silencio, sahumerios sutiles soplaban serenamente.
-Soy sincero Silvia. Suelo soñar su sensual sonrisa, sus sonoros suspiros, sus soberbios senos salmantinos, símil sandías…
-Soso, soy sueca.
-Silvia, siento singular sinsabor. Solemnemente suplico su sanción.
-Subestimé su sensiblería. ­¡Suélteme, sátiro senil, sanguijuela sarnosa, sapo sobrealimentado!
Salió Silvia subrepticia.
Sergio se suicidó silenciosamente..

Con la F

Fenomenal fanaticada furibunda, farfulla fastidiando futbolistas flojos, fósiles fornidos, formación fláccida. Fanáticos febriles, fisgando finalización fatal, favorecen fracturas femorales, fulminan faringes, fomentan fechorías flagrantes: ¡franquear filas fogosos, fraguar final favorable! Fulleros fetichistas fotogénicos, finalizarán fraude futbolístico, fanfarroneando falaz folclor fantasmagórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *