Ser un viva la virgen

indolente

¿Sabías por qué SER UN VIVA LA VIRGEN es ser un indolente, un despreocupado al que todo le da lo mismo?

Su origen se encuentra entre los usos y costumbres de la marinería.

En Viaje y circunnavegación de la corbeta Nautilis, escrito por Fernando Villamil en 1895, se lee:

«Llámase a bordo ¡Viva la Virgen! al marinero conceptuado más torpe de la tripulación. Proviene el nombre de que, antiguamente, al formar la marinería para cantar número en las guardias, el que tenía el último, en vez de cantarlo, exclamaba ¡Viva la Virgen!«.

El uso de este apodo de vivalavirgen se generalizó al último en acudir a una llamada, al último en formar y, en general, al que por su indolencia y descuido era el último en todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *