Groucho Marx

Groucho MarxJulius Henry Marx, alias “Groucho” (1890-1977) fue actor durante 75 años y protagonizó junto a sus hermanos Harpo y Chico una serie de películas cómicas muy personales.

Uno de los hechos más destacables de estos filmes son los disparatados y agudos diálogos mantenidos por Groucho con sus hermanos, con Margaret Dumont o con cualquier otro personaje. Su ingenio, oportunismo y comicidad es patente en todos ellos.

Como ejemplo se presentan a continuación una serie de citas, frases, aforismos y pensamientos de Groucho Marx, cargados de humor inteligente. Muchos de ellos son muy conocidos, aunque no así su autoría.

Jamás aceptaría pertenecer a un club que admitiera como miembro a alguien como yo.

A quién va usted a creer, ¿A mí, o a sus propios ojos?

Estos son mis principios. Si a usted no le gustan, tengo otros.

La inteligencia militar es una contradicción en los términos.

Él puede parecer un idiota y actuar como un idiota. Pero no se deje engañar. Es realmente un idiota.

Nunca olvido una cara. Pero en su caso, haré gustoso una excepción.

¿Por qué debería preocuparme por la posteridad? ¿Qué ha hecho la posteridad por mí?

La justicia militar es a la justicia lo que la música militar es a la música.

Partiendo de la nada alcancé las mas altas cimas de la miseria.

Citadme diciendo que me han citado mal.

El matrimonio es una gran institución. Por supuesto, si te gusta vivir en una institución.

Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer. Detrás de ella, está su esposa.

El matrimonio es la principal causa de divorcio.

Soy tan viejo que recuerdo a Doris Day antes de que fuera virgen.

Fuera del perro, un libro es probablemente el mejor amigo del hombre, y dentro del perro probablemente está demasiado oscuro para leer.

He pasado una noche estupenda. Pero no ha sido ésta.

No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo.

Es mejor estar callado y parecer tonto que hablar y despejar las dudas definitivamente.

Bebo para hacer interesantes a las demás personas.

El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, está hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*