Pentavocálicas (2)

Colaboración de Encofrata

Un poema con una cantidad increíble de palabras pentavocálicas.

Adulterio

El aguerrido Aurelio vecino de Orihuela
cometió adulterio con la mujer de un guineano,
guarnecido en una cochiquera. Denunciado,
por Eufrasio el cuellilargo de Fuengirola

Partió a Mozambique, tierra milonguera,
mientras a Eulogia no le llegaba la menstruación,
eufórica y pletórica por la fecundación
el guineano la perseguía por doquiera.

En el ayuntamiento de forma concienzuda
en vez de curiosear, hacen una cuestación,
los vecinos en plena exultación y cruentación,
buscan a la adulterina y al amante de la irresoluta.

Meditabundo quedó, sin lustramiento
la estimulosa y el de escasa corpulencia
con amor, con entusiasmo y contundencia
son: madre neurótica y padre ensuciado y zurrapiento.

Carlos Fernández Guillén

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *