Juegos de cartas

Mano de cartasDe todos es sabido que en el juego del ajedrez las piezas simulan las diferentes secciones de un ejército tradicional, con su infantería, su caballería, sus reyes y demás.

Y también es éste el caso de la baraja, con la sota representando a la infantería, el caballo a la caballería y el rey a la nobleza. Con cuatro secciones o palos diferentes representando cada uno de ellos a un estamento social diferente: los oros al poder económico, las copas (cálices) al poder eclesiástico, las espadas al poder militar y los bastos (campesinos) al poder popular; de ahí el llamar basto al rústico de ademanes y actitudes poco refinadas, más propias del campo.

Cada uno de los palos cuenta con una orla o pinta propia: los oros con una línea continua, las copas con una línea discontinua con una interrupción, las espadas con dos interrupciones y los bastos con tres interrupciones. Cuando en alguno de los juegos se escoge el palo principal o triunfo, se suele decir que pintan copas, o bastos… o sea cual fuere el escogido. El resto de secciones no tiene valor o no pinta, de ahí la frase de No pintar nada cuando alguien no se hace valer o sobra. También es posible saber si una carta triunfa descubriendo tan sólo una mínima porción del naipe manteniendo el resto oculto a miradas indiscretas. Se dice entonces que el naipe Tiene buena o mala pinta. Y este significado se extiende figuradamente al resto de personas o cosas y así se dice que por ejemplo un pastel tiene buena pinta o que un vagabundo la tiene mala.

Naipes y pintas

Al primer jugador en echar su naipe se le llama mano y al último se le llama pie. A una ronda de juego se le llama baza y una bola es un lance especial consistente en dejar pasar algunas bazas para coger otras de más valor, tarea que le corresponde al pie o último jugador en echar carta. Dicho esto quedará más claro el significado de frases como Meter baza para decir que uno toma parte en algo, una conversación por ejemplo. Tener buena mano o si se dejan escapar las bazas No rascar bola o No dar pie con bola, que aunque parezca mentira no tiene nada que ver con el fútbol. Si la treta tiene éxito y se consiguen las bazas más valiosas se dice que se ha metido una bola y de aquí la generalización de llamar bolas a los embustes.

Al realizar un trabajo muy cansado se le dice Darse un tute, aludiendo a lo trabajoso de reunir tutti, ‘todos’ en italiano, los cuatro reyes o los cuatro caballos y dar por ganado el juego del mismo nombre y aquél que regaña con dureza lo que hace es Cantar las cuarenta en clara referencia a una de las jugadas más valiosas del mismo juego. También se dice que Se mantiene en sus trece aquél que no pide más cartas para no pasar de quince en un antiguo juego similar al actual de las siete y media.

En fin, múltiples son las locuciones que hacen referencia a los juegos de baraja y para dar fe de ello he puesto mis Cartas sobre la mesa. Ya se sabe: O jugamos todos o se rompe la baraja.

Publicado originalmente el 07 de mayo de 2000

2 comentarios

  1. Acabo de leer esto. Sí, 10 años después. Pero estaba demasiado bueno como para dejar de hacértelo saber. 😀

  2. a Logan
    Nunca es tarde si la dicha es buena. Gracias por tu comentario. Mejor gracias por todos ellos.

    Un saludo,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *