Calambur

calambur

Calembour es el nombre francés por el que se atiende genéricamente a los juegos de palabras.

La definición que da del término el marqués de Bièvre —considerado su creador— es la siguiente: «Alteración de una o más palabras mediante la cual se establecen relaciones más o menos lejanas con otras palabras para formar un juego verbal caracterizado por el cambio de ortografía».

En castellano el equivalente sería ‘juego de palabras’ o ‘equívoco’. Así que utilizamos el vocablo calambur con un significado más restrictivo.

Un calambur es, más concretamente, un fenómeno de falsa separación de las unidades léxicas de la cadena fónica, que produce un equívoco en la transmisión del contenido. Para entendernos, se produce cuando las sílabas de una o más palabras, agrupadas de otra manera, nos ofrecen un significado diferente, contradictorio o cómico.

Su uso literario se da en retahílas, adivinanzas y demás juegos de palabras propios del lenguaje oral, que aprovechan el recurso de esta distorsión lingüística.

Entre los ejemplos que más adelante citaré, destaca la famosa apuesta ganada por Francisco de Quevedo en la corte, al mentarle a la reina su cojera sin circunloquios. El ingeniosos Quevedo se presentó ante su majestad con una flor en cada mano y le espetó el equívoco más famoso de la lengua castellana: «Entre el clavel y la rosa su majestad es-coja».

Se utiliza en adivinanzas:

Por un caminito va caminando un bichito.
Sol.: La vaca.

Lana sube, lana baja. ¿Qué es?
Sol.: La navaja.

Oro parece, plata no es. ¿Qué es?
Sol.: El plátano.

Te la digo y no me entiendes, te la repito y no me comprendes. ¿Qué es?
Sol.: La tela.

En juegos de palabras:

Di, Ana. ¿O eres Diana?

Y mi voz que madura.
Y mi bosque madura.
Y mi voz quemadura.
Y mi voz quema dura.

Una aplicación bastante generalizada son los falsos nombres:

Lola Mento
Estela Garto
Carmelo Cotón
Aldo Micilio
Benito Camelas Pelotas
Pedro Medario
Paca Garse
Armando Esteban Quito
Alberto Carlos Huevos
Erika Galindo
Francisco Jones
Tomás Turbado

En acertijos:

Nicanor tenía un barco
y con él surcaba el río;
¿Era éste un barco pequeño
o éste era un gran navío?
Lee con mucha atención y hallarás la solución.
Sol.: Los puntos cardinales: Norte, sur, este y oeste.

En este banco están sentados un padre y un hijo. El hijo se llama Juan y el padre ya te lo he dicho.
Sol.: Esteban.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés