El juego y la suerte

Juego de azar

¡Alea jacta est!, ‘la suerte está echada’ en latín, se dice que pronunció Julio César al pasar el Rubicón con sus tropas, a pesar de la prohibición del Senado, iniciando con ello la guerra civil que enfrentó a sus partidarios contra los de Pompeyo y acabo llevándole al poder.

Parece que le sonrió la diosa Ocasión, una divinidad alegórica de la mitología clásica a la que los griegos y romanos representaban como una hermosísima doncella desnuda o semidesnuda, alzada de puntillas sobre una rueda y con alas en los talones, con un largo mechón de cabellos sobre la frente y el resto de la cabeza totalmente calva. Con ello pretendían expresar lo efímero de su paso, la brevedad de la buena suerte, el giro constante de la rueda de la fortuna y la imposibilidad de asirla por los cabellos una vez que la ocasión pasaba de largo.

Frases coloquiales como La ocasión la pintan calva, La suerte le ha dado la espalda, Cogerla (la ocasión) por los pelos y Tener la suerte de cara, hacen referencia a esta representación plástica.

Asirla por los pelos y no por otra parte del cuerpo no es una cuestión baladí. La fragilidad y poca entidad del asidero refuerza la idea de la volatilidad de la fortuna, pudiendo encontrar el pelo en multitud de frases hechas con interpretación similar.

No tener un pelo de tonto, Escaparse por un pelo, Ir de pelos, Por un pelo… son algunos ejemplos.

Ocasión, suerte y fortuna son términos asociados al azar y al juego y es innegable su influencia sobre la vida de los hombres. No es de extrañar, pues, que el acervo popular haya engrosado con multitud de modismos al respecto.

Tocarle a uno la negra, Sacar a uno de sus casillas y Poner en jaque… son algunos ejemplos. Y el parchís, los dados y la lotería… son algunos juegos en los que influye la suerte en mayor o menor medida.

Y al que la suerte le sonría será el que conseguirá Llevarse el gato al agua. Sin duda.

Publicado originalmente el 07 de mayo de 2000

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *