Pimiento

Pimientos¿Sabías por qué llamamos PIMIENTO a cierto vegetal?

Curiosa la etimología de esta planta herbácea anual, de la familia de las solanáceas, con tallos ramosos de 4 a 6 dm de altura, hojas lanceoladas, flores blancas y fruto en baya hueca de color verde, rojo o amarillo.

Proviene del término latino pigmentum, ‘color para pintar’, que ya tenía la acepción de ‘condimento’ en la Edad Antigua y que fue derivando hasta pimienta, nombre con el que se conoce el fruto del pimentero, una baya redonda, carnosa y rojiza que se torna negra o pardusca cuando se seca; aromática, ardiente y de gusto picante.

Dejemos, por ahora, la pimienta y veamos el pimiento, planta de origen americano, en donde el ají (término proveniente del dialecto taíno que se hablaba en el Caribe) de hollejo, carne y semilla picantes, se muele una vez seco para fabricar la cayena o pimienta roja.

Los incas comercializaron este vegetal al que los aztecas llamaron chil, que en náhualt mantiene el mismo significado, y que actualmente ha derivado en chile.

Por confusión inicial o por analogía, los españoles llamaron pimiento; a la planta que trajeron a Europa desde el Nuevo Mundo. De ella obtenían, una vez secado y molido, un condimento de sabor fuerte y picante muy similar a la pimienta que venía de oriente con un coste elevado. Más tarde el nombre de la planta pasó a designar al fruto.

En general los pimientos españoles constituyen una variedad europea de grandes y suaves frutos, más picantes los verdes y más dulces los rojos (de los que se obtiene el pimentón; una vez secados y molidos).

Claro que también están los de Padrón —que “unos pican y otros non”—, los morrones, los piquillo, las guindillas…

Los húngaros son más picantes y se usan reducidos a polvo. Los africanos, llamados de Tabasco, son los más ardientes. O eso dicen.

Con tanta historia no se entiende que sea tenido por cosa poco importante en frases del tipo de: Me importa un pimiento, Y un pimiento, dando a entender que nos da igual alguna cosa, que no nos importa. Claro que también ocurre los mismo con otros vegetales y es corriente sustituirlo en la frases citadas por un bledo, un comino, un rábano… La explicación creo pueda estar en su pequeño tamaño.

No hay comentarios

Deja tu Comentario