Locuciones en diferentes idiomas

¿Podemos suponer que en otros idiomas se ha seguido el mismo camino que en castellano para la generación de una frase hecha? ¿Podemos traducir un modismo literalmente y que mantenga el mismo significado? Por supuesto que no. La necesidad o no de una frase, el contexto de su generación, la circunstancia socio-cultural y otros aspectos son diferentes, por lo tanto la frase también.

Como ejemplos citaré:

Soltar la mosca, ‘pagar a desgana’, se dice To fork out, en inglés fork ‘tenedor’, y en sentido figurado, ‘aflojar’, Metter mano alla borsa, en italiano y Abouler la galette (galette, ‘torta, galleta’, y en sentido figurado, ‘dinero’), en francés.

Echar sapos y culebras por la boca, ‘jurar, blasfemar, maldecir’ se dice To turn the air blue, en inglés, Pester, en francés y Mandare un accidente, en italiano.

Lo que no impide que sean muy parecidas o iguales en el caso de la adopción de un modismo afortunado para el que el idioma en cuestión no tiene un equivalente, o sea una aplicación tan literal u obvia, con una imagen tan clara, que no quede más remedio que coincidir. O que su creación es tan antigua que la encontramos convenientemente adaptada a cada idioma.

Como ejemplos citaré:

Llevar el agua a su molino, ‘hacer el propio interés sin tener en cuenta los intereses ajenos’, se dice Faire venir l’eau à son moulin, en francés y Tirare l’acqua al proprio mulino, en italiano.

Estar en la cuerda floja, ‘hallarse en dificultades’, se dice To walk a tighrope, en inglés y Danser sur le corde raide, en francés.

Ser la bestia negra, ‘cosa o persona que causa gran temor, se dice Être la bête noire, en francés, To be a bête noire, en inglés (apreciar en este caso la adopción del modismo) y Essere la bestia nera, en italiano.

También están aquellas expresiones coloquiales que demuestran la animadversión entre los habitantes de ciertos países en las que simplemente se cambia el país de referencia.

Despedirse a la francesa, ‘abandonar una reunión sin despedirse’ se dice To take French leave, en inglés y Andarsene alla francese, en italiano. Claro que los franceses dicen Filer a l’anglaise. De todas maneras pierden 3 a 1.

Y toda suerte de cosas más o menos desagradables que se aplican al vecino. La sífilis fue conocida en España como el mal francés, claro que ellos le llamaban el mal español; el preservativo era conocido como el capote inglés, también existen ciertas prácticas sexuales a las que se alude con una nacionalidad…

Lo que hay que reconocer es que los modismos o frases hechas han de ser un hueso duro de roer para los traductores. La simple traducción literal no es suficiente. Un frío de perros en español pasa a ser un frío de patos en francés (un froid de canard). Y una cabeza llena de pájaros se llena de grillos en italiano (avere grilli per la testa).

Todavía recuerdo un frase leída hace un montón de años que me sorprendió. Más o menos decía así: «Hizo un disparo tan certero que golpeó en el ojo del toro». ¿Que golpeó qué? -me pregunté- ¿Qué hace un toro en una novela de ciencia ficción? Solo unos años más tarde me enteré que To hit the bull’s eye, era la locución equivalente a la española Dar en el blanco, ‘hacer diana’. ¡Acabáramos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *