Vesre

El “jegualen al vesre”. Perdón. El lenguaje al revés.

Se trata de un artificio lingüístico consistente en invertir el orden de las sílabas dentro de las palabras y el orden de éstas dentro de la frase, por motivos de encriptación o por simple divertimento. Nada más claro que un par de ejemplos:

Por daban con diez nesñoca,
tovien en papo a dato lave,
no tacor el mar, nosi lavue
un roleve tinganber
Que manlla jelba tarapi,
el Domite por su ravubra,
en doto mar docinoco del
nou al troo fincón.

Un domun por nau darami,
un locie por nau sarison,
un sobe por… ¡que te radie
yo no sé por un sobe!

Reconocibles ¿verdad?

Una estrofa de La canción
del pirata de Espronceda…

Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela,
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.

… y una rima de Becquer.

Por una mirada un mundo,
por una sonrisa un cielo,
por un beso… ¡yo no sé
que te diera por un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *