Eco

El eco es una reduplicación sistemática de una o más sílabas seguidas en cada verso.

La reduplicación puede producirse en las dos últimas palabras del verso, en la última de un verso y la primera del siguiente o como una respuesta ajena a los versos.

A continuación algunos ejemplos:

Es el amor, según abrasa, brasa;
en nieve a veces, puro hielo, hielo;
es a quien pedir yo consuelo, suelo;
y saco poco de su escasa, casa.
Es un ardor que a quien traspasa, pasa;
y como yo a veces pasélo, sélo;
es un pleito do no hay apelo, pelo;
es del demonio que la amasa, masa.
Tirano a quien el cielo inspira, ira;
un ardor que si no se amata, mata;
gozo, primero que cumplido, ido.
Flechero que al que se retira, tira;
cadena fuerte que aun de plata, ata;
y mal que ha muchos a tejido, nido.

Francisco de Quevedo

 

El que por musa delincuente cuente
la del pintor de pincelada helada
y por ser loca rematada atada
diga que debe estar durmiente, ¿miente?
No; no es poeta el decadente ente
de cuya voz alambicada cada
forma de puro avinagrada agrada;
mas no fascina a inteligente gente.
Haz que te inspire tu guardiana, Diana,
huelan tus versos a olorosa rosa,
sea tu musa castellana llana.
No sea nunca la insidiosa diosa
de la moderna caravana vana,
que el verso convirtió en leprosa prosa.

Nazario Restrepo

 

Mucho a la Majestad sagrada agrada
que atienda a quien está al cuidado dado,
que es el reino de acá prestado estado
pues al fin de la jornada nada.
La silla real por afamada amada,
el más sublime, el más pintado hado,
se ve en el sepulcro encarcelado, helado,
su gloria al fin por desechada echada.
El que lo ve acá se adquiere, quiere,
y cuanto la mayor ventura tura,
mire que a reina tal sotierra tierra.
Y si el que ojos hoy tuviere, viere,
pondrá ¡oh mundo! en tu locura cura,
pues el que fía en bien de tierra yerra.

Fray Luis de León

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *