Por error

Hay errores y errores. Unos pueden pasar inadvertidos mientras que otros quedan grabados indeleblemente para la posteridad. Y es que a fuerza de repetirlos parecen no ser tales. A continuación unos ejemplos:

Argelia
Hay un país en el norte del continente africano llamado Argelia cuya capital es Argel. Pero eso sólo ocurre en los mapas impresos en castellano y no así en otros idiomas. Otro tanto ocurre con los diccionarios; sólo encontramos tales nombres nuestro idioma, siendo las formas distintas en otros. Así es Algèria – Alger en catalán, Algeria – Algiers en inglés, y Algeria – Alger en francés, por poner algunos ejemplos.

¿A qué es debido el cambio de posición entre la l y la r? Las diferentes pronunciaciones justifican los cambios en la grafía, pero no hasta este punto. Tal vez un error que se reprodujo fue el causante.

El Canal de la Mancha
¿Mancha de aceite? ¿De carmín? ¿De sangre? ¿O quizás no se refiere a una mancha en sentido literal y hace referencia a cierta zona castellana que, por cierto, queda un poco lejos?

La explicación es mucho más simple. «Canal de la Mancha» es una mala traducción de Canal de la Manche, que es como le llaman los franceses. Y la traducción correcta es ‘Canal de la Manga’, nombre que alude a su trazado estrecho y curvo que recuerda la forma de una manga. De nuevo otra chapuza perpetuada. ¿Y van…?

Ucrania
Otro nombre transliterado. El original es Ucraina; y corresponde a una de las ex-repúblicas socialistas soviéticas.

Publicado originalmente el 8 de abril de 2001
Ampliado el 9 de septiembre de 2001

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *