No llegar la sangre al río

¿Sabías por qué decimos que NO LLEGÓ LA SANGRE AL RÍO cuando un asunto no llega a tener las desagradables consecuencias que en principio se preveían?

Esta frase se dice cuando una riña o una pelea no es tan violenta como en un principio se creía. Cuando parecía que iba a ocurrir algo grave, pero al final el asunto no pasa a mayores.

Ocurre que desde antiguo era habitual que muchas batallas se celebraran cerca de los ríos, pues los pueblos o ciudades se solían fundar en las cercanías de uno.

Así, cuando algún ejército ponía sitio a alguna ciudad —que solía estar enclavada en una zona alta para una mejor defensa— la sangre de los muertos y heridos corría pendiente abajo hasta alcanzar el agua y teñirla de rojo.

Si la escaramuza era ligera, no daba lugar a que la sangre llegara al río.

3 comentarios

  1. Muchas gracias, me sirvio mucho este articulo.

  2. Gracias!

    Necesitaba conocer la historia de este dicho y la verdad me sirvió bastante; estoy haciendo un trabajo sobre los dichos y refranes de la obra: La casa de Bernarda Alba.

  3. a Fanny
    Es posible que encuentres más frases hechas usando el buscador que hay en la columna derecha.
    En la cabecera (de color negro) hay un enlace que te llevará a la sección de los refranes. Hay muchísimos, pero tan solo unos pocos están explicados (estoy en ello). Así que, si necesitas saber el significado de alguno que no esté aún explicado, no dudes en preguntar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *