El idioma castellano

Hay una serie de incongruencias en el idioma castellano que bien pueden arrancarnos una sonrisa si se nos muestran como lo hace el siguiente poema:

EL IDIOMA CASTELLANO
(Anónimo) Melitón González (Pablo Parellada)

Señores: Un servidor,
Pedro Pérez Paticola,
cual la Academia Española
“Limpia, Fija y da Esplendor”.
Pero yo lo hago mejor
y no por ganas de hablar,
pues les voy a demostrar
que es preciso meter mano
al Idioma castellano,
donde hay mucho que arreglar.

¿Me quieren decir por qué,
en tamaño y en esencia,
hay esa gran diferencia
entre un buque y un buqué?
¿Por el acento? Pues yo,
por esa insignificancia,
no concibo la distancia
de presidio a presidió
ni de tomas a Tomás,
ni de topo al que topó,
de un paleto a un paletó,
ni de colas a Colás.

Mas dejemos el acento,
que convierte, como ves,
las ingles en un inglés,
y pasemos a otro cuento.

¿A ustedes no les asombra
que diciendo rico y rica,
majo y maja, chico y chica,
no digamos hombre y hombra?
Y la frase tan oída
del marido y la mujer,
¿por qué no tiene que ser
el marido y la marida?
Por eso, no encuentro mal
si alguno me dice cuala,
como decimos Pascuala,
femenino de Pascual.

El sexo a hablar nos obliga
a cada cual como digo:
si es hombre, me voy contigo;
si es mujer, me voy contiga.

¿Puede darse, en general,
al pasar del masculino
a su nombre femenino
nada más irracional?
La hembra del cazo es caza,
la del velo es una vela,
la del suelo es una suela
y la del plazo, una plaza;
la del correo, correa;
del mus, musa; del can, cana;
del mes, mesa; del pan, pana
y del jaleo, jalea.

¿Por qué llamamos tortero
al que elabora una torta
y al sastre, que ternos corta,
no le llamamos ternero?
¿Por qué las Josefas son
por Pepitas conocidas,
como si fuesen salidas
de las tripas de un melón?
¿Por qué el de Cuenca no es cuenco,
bodoque el que va de boda,
y a los que árboles podan
no se les llama podencos?

¡Y no habrá quien no conciba
que llamarle firmamento
al cielo, es un esperpento!
¿Quién va a firmar allá arriba?
¿Es posible que persona
alguna acepte el criterio
de llamarle Monasterio
donde no hay ninguna mona?
¿Y no es tremenda gansada
en los teatros, que sea
denominada “platea”
donde no platea nada?

Si el que bebe es bebedor
y el sitio es el bebedero,
a lo que hoy es comedor
hay que llamar comedero.
Comedor será quien coma,
como bebedor quien bebe;
de esta manera se debe
modificar el idioma.

¿A vuestro oído no admira,
lo mismo que yo lo admiro,
que quien descerraja un tiro,
dispara, pero no tira?
Este verbo y otros mil
en nuestro idioma son barro;
tira, el que tira de un carro,
no el que dispara un fusil.
De largo sacan largueza
en lugar de larguedad,
y de corto, cortedad
en vez de sacar corteza.
De igual manera me aquejo
de ver que un libro es un tomo;
será tomo, si lo tomo,
y si no lo tomo, un dejo.

Si se le llama mirón
al que está mirando mucho,
cuando mucho ladre un chucho
se le llamará ladrón.
Porque la sílaba “on”
indica aumento, y extraño
que a un ramo de gran tamaño
no se le llame Ramón.
Y, por la misma razón,
si los que estáis escuchando
un gran rato estáis pasando,
estáis pasando un ratón.

Y sobra para quedar
convencido el más profano,
que el idioma castellano
tiene mucho que arreglar.
Con que basta ya de historias
y, si al terminar me dais
dos palmadas, no temáis
porque os llame palmatorias.

16 comentarios

  1. ESTE POEMA SOBRE “EL IDIOMA CASTELLANO” Y OTROS MUCHOS, LOS ESCRIBIÓ MI PADRE, MIGUEL MARTINEZ CABALLERO (NACIDO EN HELLIN, ALBACETE, ESPAÑA, EN 1924)
    NO SE COMO LO HAN CONSEGUIDO, PUES NO ESTAN PUBLICADOS Y YO TENGO EL MANUSCRITO ORIGINAL. SI ME PUEDEN DECIR DONDE LO ENCONTRARON SE LO AGRADECERÍA.
    ROCIO MARTINEZ HIGUERAS

  2. a Rocío
    Si no recuerdo mal lo encontré en Fidonet, creo que en el área Fido:Humor. Fidonet era una red de BBS (Bulletin Board Systems), un antecedente de los actuales foros de Internet, antes de que ésta se popularizara. Corría el año 1995 o 1996.
    Espero que te sea de ayuda.

  3. a Rocío

    Antes del año 1955, posiblemente un par de años antes, yo tenía un libro de poesías que era una recopilación de poesías humorísticas. Su título era “Las mil (o 100) mejores poesías humorísticas del idioma castellano”. No recuerdo el nombre de la editorial que lo publicó. En ese libro estaba la poesía que comentamos, cuyo título era “El idioma castellano tiene mucho que arreglar”.

    Según mi recuerdo difiere la primera estrofa con la que se pone en el poema escrito arriba. Según lo recuerdo yo decía:

    “Señores, yo les voy a demostrar / de modo muy liso y llano / que el idioma castellano / tiene mucho que arreglar.

    Además: todas las estrofas eran cuartetos; las dos primeras también.

  4. Rocio, he de decirte que yo también tengo un manuscrito de mi padre (nacido en 1913) con ese poema, no por eso se me ocurre decir que es de su cosecha, pues mi padre no solo escribía lo que era suyo, también escribía lo que de otros le gustaba, hay que tener en cuenta que en aquellos momentos no había ordenador y poca gente tenia máquina de escribir, así que cada cual se apañaba como podía y conservaba de su puño y letra lo que quería conservar.

    Llevo toda mi vida recitando ese poema, escribiéndolo en varios sitios. Mi padre en su momento me dijo quien era el autor, lo conoció en persona, ya que mi padre toda su vida ha trabajado en el teatro, pero yo no recordaba quién era, y cuando me preguntaban siempre decía que era un escrito que tenia mi padre y que no recordaba su autoria, que el mismo me recitaba cuando era pequeñita y como me gustaba mucho yo lo repetía y mis hijos el día de mañana dirán lo mismo porque desde pequeños yo se lo recito. Con el tiempo empecé a indagar y descubrí que el autor era Melitón González (Pablo Parellada), que tiene este y varios monólogos más.

    Por cierto, la primera estrofa es como dice José Muñoz de la Nava.

    Un pequeña biografía del autor, creo que se puede ver que tiene más que demostrado que podía escribir eso y mucho más.

    Pablo PARELLADA Y MOLAS
    Escritor y autor teatral (1855 – 1944), España.
    Tarraconense, llevó una vida muy activa. Junto a sus actividades periodistas y literarias, ejerció de ingeniero militar, llegando a coronel, y de profesor de la Academia General del Ejército. Utilizaba el seudónimo Melitón González, con el que firmaba mayoritariamente sus caricaturas y artículos humorísticos publicados en un gran número de revistas y periódicos, no sólo satíricos: La Avispa, Madrid Cómico, Barcelona Cómica, Blanco y Negro, La Vanguardia, ABC, Gedeón…. Es uno de los autores más relevantes de la historia de la época dorada de la parodia teatral. Su vida teatral comenzó en 1895, en el Teatro Lara de Madrid, con el sainete Los asistentes. Espíritu observador y gracia crítica aparecen ya apuntadas en su primera obra e irá puliendo estas cualidades en sus posteriores obras. Escribió una novela (Memorias de un sietemesino) y varias novelas cortas publicadas en El Cuento Semanal. El ingenio y la inventiva, unidos a un conocimiento del mundo escénico y de las aficiones del público, limpio de groserías y ajeno a las estridencias declamatorias, caracterizan sus obras teatrales y, de ese modo, el autor logra el entretenimiento del espectador. Presenta situaciones cómicas inesperadas, desenlaces ingeniosos y sus chistes, equívocos y sátiras son de raíz inteligente. Escribe en un lenguaje puro y elegante, sólo deformado para la caricatura, que alcanza su cota más elevada en el Tenorio modernista (1906), «remembrucia enoemática y jocunda en una película y tres lapsos», en la que satiriza con mordacidad la moda estética modernista, que con sus barbarismos innecesarios y su retoricismo convirtieron la lengua española en un lenguaje ininteligible para muchos. Madrid Cómico (26-03-1892) le dedica un aleluya donde recoge su espíritu crítico: «Dibujante de ingenio, sal y chispa / que consiguió hacer célebre La Avispa, / donde dio picotazos muy certeros / a chulos, cantaores y toreros». Jurado de la Parra recogió otra aleluya sobre el mismo: «Lo mismo sobre el tablero, / que en lo profundo de un foso, / luce su arte verdadero. / En lo hondo, como ingeniero, / en lo alto, como ingenioso». Inimitable humorismo, sátira sana, ocurrente y graciosa. De sus obras teatrales destacamos, además de la citada parodia modernista, los siguientes títulos: Los asistentes, El regimiento de Lupión, El figón, El filósofo de Cuenca, La güelta e Quirico, Amor sangre derrama, El Tenorio en Castro Viruta, A reírse toca, Camelo Tenorio, Los divorciados, En un lugar de la Mancha, La Forastera, Il cavaliere di Narunkestunkesberg, Los de cuota, Los Macarrones y Tenorio musical.

    Un saludo

  5. quero hablar bien castellano

  6. Este poema lo oí, por primera vez, hace más de 25 años. También hace algún tiempo creo recordar que un señor se presentó, como el autor, en televisión. Yo siempre pensé que era ANONIMO, vamos, como Anónimo era el Poema de Mio Cid. Para mí Pedro Pérez Paticola es el autor exista o no.

  7. Hola, yo estoy buscando el libro en el que aparece ese texto para comprarlo, pues mi padre estudio de pequeño con ese libro y quiero regalarselo. Si alguien lo tiene, o sabe como o donde conseguirlo por favor que me escriba a cop_ryan@hotmail.com le estaré muy agradecido. Muchas gracias

  8. Hola, yo estoy buscando tambien un texto de este autor que mi padre me lo narraba de pequeño que se llama “La Batalla de la Botella”.Si alguien me puede dar alguna referencia se lo agradeceria muchisimo.Mi correo es sjdmv@hotmail.com

  9. hola, para rocio. disculpame pero este poema no es de tu padre…

    es de pablo como bien dijo montse…….

    mi abuelo fue companero de teatro de el, actuo varias cosas que escribio, y el se lo regalo, autografiado, y se tomaron una foto juntos…. es uno de los “tesoros” de mi familia y ahora mi madre tiene la copia y la foto porque mi abuelo ya murio…….. no se si sea el original, o una copia que le escribio a mi abuelo. pero si se que almenos esta escrito y firmado por el…

    si alguien quiere una copia o tienen alguna pregunta, me pueden escribir hello_ya_2002@hotmail.com

  10. Lo aprendi con nueve o diez años; aproximadamente en el año 1940/41. Me lo enseñó mi padre que habia salido de la carcel y alli se lo habian aprendido de algún compañero. Con este y alguna otra poesia humoristica, que tambien él me enseño, he pasado y he hecho pasar muy buenos ratos a mis amigos.
    Mi padre habia sido actor de teatro y habia escrito algunas obras en plena guerra civil. Gracias a él aprendi a leer poesia, de lo que soy un enamorado.
    Enorabuena a su autor, tu padre, por la del idioma castellano.Saludos.

  11. Soy artista chileno, área de raíz folklórica.

    Grabé profesionalmente parte de este poema cuyo origen se desconoce. Digo esto, por que resulta muy común en la gente antigua, por lo menos en las canciones, en que anotaban en cuadernos las letras, y esto para quien lo lee con posteriordad le asigna su autoría.

    Esto mismo ocurre con las afinaciones dce la guitarra, en que en distintos lugares adoptan nombres que sus ejecutores le asginan al no conocer su origen.

  12. Pero cómo puede Rocío decir esa barbaridad de un poema que está publicado y requetepublicado (en más de un libro) con la autoría de Pablo Parellada? Sí, guapa, y mi tío escribió “Poderoso caballero es Don Dinero”. Consulta internet, enciclopedias, antes de mandar esos correos. Cuando su padre estuviese en edad de haberlo escrito, ya llevaba tiempo publicado.
    Quizá su papá quiso hacer una pequeña bromilla familiar, o le hubiese gustado ser el autor… Que guardara ese texto entre sus papeles no quiere decir que fuese suyo. Hay que informarse antes de hablar. Muy bien por Montse Buendía, porque la verdad es que ya estoy un poco harto de encontrarme a Montse con su cantinela en varios blogs. Y si persiste en su actitud, sepa que le puede llegar una denuncia, pues los derechos de autor de Parellada siguen vigentes.
    Y lo que dice Anselmo no tiene ni pies ni cabeza. ¿Que Paticola es el autor? pero ¿qué dice? Entonces Cide Hamete es el autor del Quijote. Un poco de respeto a nuestros autores, por favor.

  13. Gracias por la corrección de la autoría.

  14. que bien es muy bien ablar del idioma español

  15. En el año de 1956, terminaba el 6º grado y recibimos la visita del Inspector, el Profr. Ernesto Ongay, quien nos declamó “El Idioma Castellano” y a todo el grupo nos encantó. Como en aquella época tenía muy buena memoria, la escribí, casi en su totalidad, pues la termine en “·habeíis pasado un gran ratón”. Y si recuerdo que utilizaba el vosotros “os voy a demostrar”. Luando llegué a la casa, lo conté y se las leí. A todos les gustó mucho y mi hermano se la aprendió y era un lujo para él decirla en todas las reuniones. Seimpre quise tener el final, pero hasta ahora la he encontrado y me doy cuenta de que no sólo el final me faltó, sino también 3 cuartetos: “la hembra del cazo no es caza…… ni del pan es la pana. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Artículos relacionados que pueden ser de tu interés