Ambigüedad

La ambigüedad se define como un doble sentido por diversas interpretaciones semánticas por polisemia (varios significados de una misma palabra) u homofonía (diferentes palabras con idéntico sonido). Son múltiples los juegos de palabras, chistes, frases ingeniosas y demás que se basan en la ambigüedad.

A continuación un pequeño ejemplo:

El testamento

Historia sobre dos hermanos avariciosos, su hermano pequeño y un padre moribundo dispuesto a escarmentar a sus hijos mayores. Tras la muerte del padre, el notario leyó el testamento.

Éste decía así: “Dispongo que a la hora de mi muerte sean mis dos hijos mayores los que dividan la herencia en las partes que consideren convenientes y que sean éstas del tamaño que ellos juzguen apropiado. Y dejo a mi hijo pequeño lo que ellos quieran.”

Los dos mayores deciden quedarse con la mayor parte de la herencia y para ello la dividen en tres partes. Una de ellas mínima para el hermano pequeño y el grueso de la herencia dividido en dos enormes partes iguales para ellos dos.

Comunican al notario su decisión y tras la pertinente firma de documentos éste les hace saber que las dos partes grandes son para el hermano pequeño y que a ellos les ha correspondido la parte más exigua.

¡Cómo es ello posible! -Se quejan airados- ¿No piensa cumplir las palabras de nuestro padre?

Y a ellas se remitía el notario, pues el difunto padre había escrito: “Y dejo a mi hijo pequeño lo que ellos quieran.”

Sobreentendiendo que dejaba a su hijo pequeño lo que los mayores (ellos) quisieran (para sí). ¡Qué puñetero!

No hay comentarios

Deja tu Comentario