Ambigüedad

La ambigüedad se define como un doble sentido por diversas interpretaciones semánticas por polisemia (varios significados de una misma palabra) u homofonía (diferentes palabras con idéntico sonido). Son múltiples los juegos de palabras, chistes, frases ingeniosas y demás que se basan en la ambigüedad.

A continuación un pequeño ejemplo:

El testamento

Historia sobre dos hermanos avariciosos, su hermano pequeño y un padre moribundo dispuesto a escarmentar a sus hijos mayores. “Dispongo que a la hora de mi muerte sean mis dos hijos mayores los que dividan la herencia en las partes que consideren convenientes y que sean éstas del tamaño que ellos juzguen apropiado. Y dejo a mi hijo pequeño lo que ellos quieran.”

Los dos mayores deciden quedarse con la mayor parte de la herencia y para ello la dividen en tres partes. Una de ellas mínima para el hermano pequeño y el grueso de la herencia dividido en dos enormes partes iguales para ellos dos.

Comunican al notario su decisión y tras la pertinente firma de documentos éste les hace saber que las dos partes grandes son para el hermano pequeño y que a ellos les ha correspondido la parte más exigua.

¡Cómo es ello posible! -Se quejan airados- ¿No piensa cumplir las palabras de nuestro padre?

Y a ellas se remitía el notario, pues el difunto padre había escrito: “Y dejo a mi hijo pequeño lo que ellos quieran.”

Sobreentendiendo que dejaba a su hijo pequeño lo que los mayores (ellos) quisieran (para sí). ¡Qué puñetero!

No hay comentarios

Deja tu Comentario




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR