Culo

A culo pajarero

Con las nalgas desnudas. (Alude probablemente a que lo pájaros tienen las plumas más cortas bajo la rabadilla).

El crío iba corriendo por la playa a culo pajarero.

 

Con el culo al aire

Sin protección, al descubierto.

Sus socios le dejaron con el culo al aire.

 

Confundir el culo con las témporas

Tomar una cosa por otra con la que no guarda ni la menor relación.

Estás muy equivocado, confundes el culo con las témporas.

Ver Confundir el culo con las témporas

 

Culo de mal asiento

Persona inquieta o inestable que no se siente a gusto en ninguna parte. Se aplica en particular a aquél que cambia de domicilio o de ocupación con mucha frecuencia.

¿Cuántas veces has cambiado de trabajo? Eres un culo de mal asiento.

Ver Ser culo de mal asiento

 

De culo

Muy mal, fatal. También estar muy atareado o dedicado a un asunto que requiere mucha actividad y dedicación constante.

El examen me ha ido de culo.
Los preparativos de la boda la llevan de culo.

 

Perder el culo

Correr a toda prisa. Apresurarse y afanarse en conseguir algo o a alguien que se desea.

Creo que tu mejor amigo pierde el culo por tu hermana.

Ver Perder el culo

Confundir el culo con las témporas

¿Sabías por qué decimos CONFUNDIR EL CULO CON LAS TÉMPORAS para expresar una total confusión?

Es tanto como tomar una cosa por otra con la que no tiene ni la más mínima relación.

Tan poca como la que guardan esa parte el cuerpo con las témporas, que son el tiempo de ayuno en el comienzo de cada una de las cuatro estaciones del año establecidos por la Iglesia.

Lágrimas

Deshacerse en lágrimas

En grandes cantidades. Llorar copiosa y amargamente.

Ha sido un gran disgusto, se ha deshecho en lágrimas.

 

Lágrimas de cocodrilo

Llorar fingidamente, a fin de aparentar un dolor que no se siente o para mover a compasión a los demás.

No le creas, eso son lágrimas de cocodrilo.

Ver Lágrimas de cocodrilo

 

Lágrimas de sangre

Experimentar una pena hondísima.

Si no te esfuerzas en labrarte un futuro vas a llorar lágrimas de sangre.

 

Llorar a lágrima viva

Llorar con mucha pena, copiosa y amargamente.

La viuda lloraba a lágrima viva durante el sepelio.

 

Saltarle a alguien las lágrimas

Echarse llorar de repente.

Al enterarse de la mala noticia se le saltaban las lágrimas.

Manta

A manta

En grandes cantidades. (Es posible que se aluda a los frutos que se recogían del árbol y se transportaban en mantas o piezas de paño)

Está lloviendo a manta.

 

Liarse uno la manta a la cabeza

Emprender una acción atropellada, sin consideración para con nadie.

Se ha liado la manta a la cabeza y ha invertido todos sus ahorros un una nueva empresa.

 

Ser un manta

Ser perezoso.

Tu cuñado es un manta, siempre está tumbado en el sofá.

 

Tirar de la manta

Descubrir lo que está oculto y provocar el escándalo.

El periodista tiró de la manta y descubrió la trama mafiosa.

Ver Tirar de la manta

Falsos amigos (9)

Esta expresión, traducida del francés faux-amis, es equivalente a palabras cognadas a falsos parónimos y a parónimos interlingüísticos.

Con cualquiera de ellas nos referimos a los términos que tienen en una lengua morfología semejante a la de otro de otra lengua, pero cuyos significados son parcial o totalmente diferentes.

Cualquier estudiante de una lengua extranjera, que se vea tentado por la traducción rápida, puede cometer errores de bulto por culpa de los falsos amigos.

Algunos ejemplos en inglés:

An impregnable fortress.
No es que la fortaleza sea impregnable, se traduce por inexpugnable.
(impregnable es saturable)

Your friend is petulant.
No es que su amigo sea petulante, es impaciente e irritable sin razón.
(petulante es conceited)

You look is antic.
No es que su aspecto sea antiguo, es grotesco, raro, extravagante.
(antiguo se traduce por old o ancient)

It’s a vicious horse.
No es que el caballo sea un vicioso, es resabiado, con mala idea.
(vicioso es depraved, y si es vicioso por muy aficionado a algo es addict)

It’s the scenario of the new film.
No es el escenario de la nueva película, es el guión.
(escenario es stage)

Cuento

Aplicarse el cuento

Tener en cuenta la experiencia de otra persona en un asunto para obrar en consecuencia.

A Pepe le han multado por aparcar en la esquina, así que aplícate el cuento.

 

Cuento chino

Historia tan fantasiosa que está cerca del embuste.

Pero ¿qué me estás contando? Eso es un cuento chino.

Ver Ser un cuento chino

 

Cuento de viejas

Historia o leyenda de tradición oral que se cuenta a los niños. Suceso falso y exagerado.

Eso de la aparición de fantasmas es un cuento de viejas.

 

Dejarse de cuentos

Ir directamente a un asunto, proceder sin ambages, prescindir de subterfugios.

Déjate de cuentos y ponte a trabajar.

 

El cuento de la lechera

Ilusión desmedida. Planes o cálculos con ganancias poco probables.

Esas previsiones que haces con el negocio son el cuento de la lechera.

Ver El cuento de la lechera

El cuento de nunca acabar

Situación indeseable que tiende a perpetuarse.

Si no pones fin a esta situación va a ser el cuento de nunca acabar.

Ver Cuentos sin fin
Ver el Cuento de nunca acabar

 

Tener más cuento que Calleja

Abuso de la fantasía, habilidad al presentar excusas.

No le creas nada, tiene más cuento que Calleja.

Ver Tener más cuento que Calleja

 

Tener mucho cuento

Ser exagerado, presuntuoso, dar muchas excusas, con el fin de disfrazar la realidad en su favor.

No me vas a convencer con tus historias, que tienes mucho cuento.

 

Venir a cuento

Ser una cosa oportuna.

Lo que has dicho no viene a cuento.

 

Venirle a alguien con cuentos

Contarle cosas a una persona que no le interesan o no quiere saber.

No me vengas con cuentos que eso no me interesa.

 

Vivir del cuento

Vivir sin trabajar, aprovechándose de los demás. Contándoles excusas para sacarles dinero.

No tiene oficio conocido, vive del cuento.

Comer la sopa boba

¿Sabías por qué COMER LA SOPA BOBA es hacerlo a expensas de otro?

También se dice andar a la sopa boba. Ambas locuciones aluden a la vida holgazana.

Dice Covarrubias en su Tesoro (1611) que la expresión alude a los pobres que acudían a la portería de los monasterios, donde los monjes repartían caldo y algunos mendrugos de pan con que hacer sopas.

Los que andaban a la sopa eran pobres que comían con la boca muy abierta, que era gesto de bobos y embobados. Lo que se contraponía a los que comían de cortesía, es decir, invitados, que lo hacían con la boca cerrada, con refinamiento.

Dar un sablazo

¿Sabías por qué DAR UN SABLAZO significa pedir dinero prestado?

Es más, pedir dinero prestado y sin intención de devolverlo.

Esta expresión parece provenir de la locución Dar un Santiago que, una vez atenuado su significado de ‘arremeter en la guerra’, significó, según el Diccionario de Autoridades, ‘burlar a alguno pesadamente asaltándole de repente cuando menos lo esperaba’.

En lenguaje de germanía se utilizó sablazo para expresar el arma utilizada: la desfachatez, la insistencia y la habilidad para convencer y obtener el dinero.

Chistes (38)

risa38Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos… O no.

-Y tu mujer ¿a qué se dedica?
-Es jinete de aves de corral.
-¿Y eso qué es?
-Que siempre está montando pollos.

-Soldado, deberíamos retroceder y escondernos tras esas rocas.
-¿Parapetarnos, mi sargento?
-Para que no nos vean, mariconazo.

-Jefe, el jueves tiene una reunión a las 9.
-Posponlo.
-Pos ya lo he puesto.

-¿Cómo te llamas?
-Vane.
-¿Vane de Vanessa?
-No, de Banesto, no te jode.

-¿Nombre?
-Bond, James Bond.
-Bien, Bond Jamesbond.
-No, no. James y Bond aparte.
-¿James Bonaparte?
-No. James Bond y ya.
-¿James Bonilla?
-Pon 007.

-Hola, ¿es aquí el curso de tiro al plato?
-Sí, ¿te apunto?
-No, no… apunta al plato.

-Nunca me escuchas.
-Y yo a ti.

-El otro día hice el amor con una americana.
-¿Y qué tal?
-Buf. Mucha calor, me la tuve que quitar.

Así se las ponían a Fernando VII

¿Sabías por qué decimos que ASÍ SE LAS PONÍAN A FERNANDO VII, para quitarle mérito a una acción exitosa?

La expresión se utiliza con ironía, para expresar que la consecución de un éxito ha contado con demasiadas facilidades y no merece, por ello, reconocimiento.

Se decía que los cortesanos de Fernando VII, deseosos de complacer al monarca, le facilitaban a éste las jugadas en el juego del billar. Procuraban que las bolas quedasen en posición favorable para que el monarca hiciese sucesivas carambolas.