Frases acerca de la libertad

Sorprende lo mucho que se puede decir con muy pocas palabras. En una sola frase se puede concentrar mucha sabiduría, mucho humor, mucha destreza, mucho ingenio…

Veamos algunas citas acerca la libertad.

Querer ser libre es ser libre.

Ludwig Börne/p>

Somos libre; libres como las barcas perdidas en el mar.

John Dos Passos

Los que se llaman enemigos de la libertad, si se les encarcela, se verá cómo cambian de idea.

León Daudi

La libertad es el derecho de hacer todo los que las leyes permiten.

Charles de Montesquieu

Quienes esperan cosechar las bondades de la libertad deben soportar la fatiga de defenderla.

Thomas Paine

La verdadera libertad es sujetarse a las leyes de la razón.

Plutarco

El hombre es verdaderamente libre cuando no teme y no desea nada.

Auguste Petiet

La libertad no hace felices a los hombres; los hace, sencillamente, hombres.

Manuel Azaña

El hombre ha nacido libre, pero por todas partes se encuentra rodeado de cadenas.

Jean Jacques Rousseau

Nadie puede ser perfectamente libre hasta que todos lo sean.

Herbert Spencer

Hoy presentamos: filtro

¿Labio superior? ¿parte sobre el labio superior? ¿hendidura bajo la nariz y sobre el labio superior?

Mejor llamar las cosas por su nombre. En este caso: filtro.

¿Y qué es el filtro? El surco en la línea media vertical del labio superior.

Y el resto de labio superior, allí donde crece el vello o el pelo, se llama bozo.

Costar un ojo de la cara

¿Sabías por qué COSTAR UN OJO DE LA CARA es sinónimo de precio excesivo?

Diego de Almagro (1465-1538) fue herido en un ojo por una flecha en una de las contiendas que libró en Chile, Bolivia y Perú.

Rindiendo cuentas al emperador Carlos I sobre sus andanzas, se dice que le dijo: “Defender los intereses de la Corona me ha costado un ojo de la cara”.

Pronto la frase se difundió entre la tropa que la empleó para calificar las misiones más arriesgadas y de mayor coste.

Hoy presentamos: trocánter

Trocánter es el nombre que recibe la prominencia que algunos huesos largos tienen en su extremidad, y especialmente la de la protuberancia de la parte superior del fémur.

Chistes (39)

Hay chistes y chistes. Estos son chistes de lenguaje: ambigüedades, equívocos, juegos de palabras… En definitiva, chistes malos… O no.

-¿Y qué es de tu vida?
-Me diagnosticaron una enfermedad de esas llamadas raras.
-¿Y qué tienes?
-Cromatodigitis.
-¿Y eso qué es?
-Que confundo los colores con los números.
-¡Qué marrón!
-¡Por el culo te la hinco!

-Hola, ¿son aquí los exámenes de jardinería?
-No, se ha equivocado de planta.
-Pues sí que empezamos bien…

-¿Me podría decir su número de DNI sin la última letra, por favor?
-Claro, a ver si te piensas que por ser rubia soy tonta. Anota: Siet…cinc…nuev…och…

-Yo soy más de aquí te pillo aquí te mato.
-¿De relaciones cortas?
-No, psicópata.

-¿Es aquí el centro del déficit de atención?
-¿El qué?
-¿Eh?

-Buenos días, quería contratar un seguro de automóvil?
-¿Con franquicia?
-Si, sí, le doy mi palabra.

-Dime, rubia, ¿Qué debe hacer un chico para conseguir tu móvil?
-Yo lo conseguí con puntos y 18 meses de permanencia.

–¿¿¿Qué queremos???
–¡¡¡Quitar el autocorrector al móvil!!!
–¿¿¿Cuándo lo queremos???
–¡Ahorca!
–¡Ahorro!
–¡Aborda!
–¡Albora!

Dos amigos:
-¿Oye me he enterado que te has casado?
-No, tú lo habrás oído, el que me he enterado he sido yo.

Darse el pisto

pisto

¿Sabías por qué DARSE PISTO es sinónimo de darse importancia?

Fanfarronear, darse importancia, vanagloriarse, presumir… todo ello es equivalente a la expresión darse pisto.

El pisto es una fritada de pimientos y tomates a la que se añade huevo, calabacín, cebolla u otros alimentos, picados y revueltos.

Pero la expresión no alude a pisto tal como se elabora actualmente. Hace referencia a como se realizaba el plato con anterioridad a la Edad media, con diferentes carnes machacadas y sus jugos. Un plato de elevado coste solamente al alcance de los más adinerados.

Así que acabó por asimilarse la consumición de tal plato con la riqueza y el presumir de consumirlo con darse importancia.

Sacar de quicio

¿Sabía por qué decimos SACAR DE QUICIO por exasperar?

También por agotar la paciencia, por perder los nervios.

El quicio es la parte de las puertas o ventanas en que entra el espigón del quicial, y en el que se mueve y gira. En el que se fijan los goznes o bisagras que permiten el giro para abrir y cerrar.

Si se sacaran una puerta o una ventana del quicio, de su lugar correcto, se vendrían abajo y no podrían realizar su función. Por ello apareció este sentido figurado para referirnos a la exasperación de una persona ante una situación determinada que la saca de su estado de calma y serenidad habitual.

Dormir a pierna suelta

¿Sabías por qué decimos DORMIR A PIERNA SUELTA por hacerlo plácidamente?

Por dormir con placidez, cómodamente, sin interrupciones ni preocupaciones y de forma reparadora.

Antiguamente los presos eran encadenados mediante grilletes en los tobillos. Grilletes que se fijaban al suelo o a pesadas bolas de hierro para evitar que escaparan. Estos sistemas se utilizaban por la noche, después de haber realizado los trabajos físicos forzados de la jornada.

Excepcionalmente y como premio por unos trabajos bien realizados, los guardianes podían liberarlos de las cadenas para que así pudiesen dormir sin trabas, de una manera más cómoda. Para que pudiesen dormir a pierna suelta.

Hora

¡A buenas horas, mangas verdes!

Exclamación utilizada para recriminar a alguien que llegue tarde, cuando carece de utilidad por haber pasado el omento adecuado.

¿Ahora apareces? ¡A buenas horas, mangas verdes!

Ver A buenas horas, mangas verdes

A estas horas

Ahora, en este momento. Suele emplearse en horas tardías o de retraso.

¿A estas horas te presentas?

 

A última hora

En el último momento.

Llegó a la cita a última hora.

 

Entre horas

Se sobreentiende entre las horas de las comidas y suele aplicarse a lo que se come.

¡Niño, no comas entre horas!

 

Hora punta

Momento de mayor aglomeración en el uso del transporte.

No cojas el metro a esa hora. Es una hora punta.

 

Horas bajas

Periodo de desaliento o desánimo.

Se le ve algo deprimido. Está en horas bajas.

 

Horas muertas

Tiempo que se pasa sin hacer nada o en una ocupación sin provecho.

Es un gandul. Se pasa las horas muertas tumbado en la hamaca.

 

La hora de la verdad

El momento decisivo de un proceso.

Acaban de salir las notas. Es la hora de la verdad.

 

No dar ni la hora

Ser muy tacaño.

No le pidas prestado a ése. No da ni la hora.

 

No ver uno la hora

Impaciencia, deseos de que llegue el momento en que suceda algo previsto.

No veo la hora en que empiece la película.

 

Pasar las horas muertas

Transcurrir un periodo prolongado de tiempo, en general tedioso e improductivo.

En verano, suelo pasar las horas muertas tumbado en la hamaca.

 

Tener muchas horas de vuelo

Tener mucha experiencia acumulada.

Pídele consejo al encargado, tiene muchas horas de vuelo.

 

Tener las horas contadas

Estar próxima la hora de la muerte.

Ese pobre enfermo tiene las horas contadas.

Patada

A patadas

De cualquier manera, precipitadamente, sin miramientos.

Lo echaron a patadas del trabajo.

También con excesiva abundancia, por todas partes.

En la fiesta había bebida a patadas.

 

Dar la patada

Expulsar, despedir, excluir.

Cuando se acabe el contrato le darán la patada.

 

Dar cien patadas

Experimenta una gran aversión.

Estudiar de noche me da cien patadas.

 

En dos patadas

Con facilidad, sin esfuerzo.

Ese trabajo lo hago yo en dos patadas.